La mejor manera de administrar un hotel de acuerdo a los expertos

Llegar a ser el gerente de un hotel es un verdadero reto, pues se debe conocer la mejor manera de serlo. Es por ello que te brindamos los mejores consejos para ser el mejor en este puesto.

Crear el mejor equipo

Por algo se dice que un hotel siempre será tan bueno como lo es su equipo, de ello no hay duda. Una de las habilidades más valiosas con la que debe contar un gerente es la de lograr reunir a un grupo de personas que cuenten con las habilidades ideales en referencia a cada puesto, de esta manera podrá armar un ‘dream team’ para el hotel.

Hay que enfocarse en el liderazgo

Resulta sencillo sumergirse solo en el rol de gerente, dedicándose a resolver los problemas del día a día. Pero si lo que se busca es alcanzar la excelencia, entonces se deben incorporar elementos de liderazgo al trabajo pensando en todo momento hacia dónde se quiere llevar a ese equipo de personas. 

Cultivar un ambiente positivo en el trabajo 

En líneas generales siempre son los pequeños gestos los que resultan más efectivos cuando se busca tener un staff contento; una sonrisa, un cumplido, un divertido boletín de noticias, fiestas de cumpleaños, entre muchas más opciones.

Hay que mantener afinada la comunicación

El staff debe mantenerse informado de manera constante acerca de las noticias y pormenores que acontecen en el hotel. Para ello, es importante asegurarse de encontrar una manera de que también estemos bien informados en relación a los acontecimientos que se dan entre los subordinados.

Se deben recompensar los  comportamientos deseados de una forma consistente

En oportunidades es posible que se pase por alto la importancia de los refuerzos positivos, pero debemos mantener presente que el mejor atajo para alcanzar un equipo efectivo y eficiente es ser muy consistente y recompensar los comportamientos y actitudes que conducen hacia dicha meta.

Tener constantemente la disposición de escuchar a los huéspedes

Cuando surge la queja de un huésped, es el momento oportuno para crecer y mejorar. Quizás este tipo de situaciones nos parezcan algo fastidiosas pero siempre existe algo valioso y cierto que puede ser extraído de ellas.

Ir en busca del desarrollo de materiales de entrenamiento que sean efectivos

Uno de los pilares fundamentales para el éxito de un hotel es el entrenamiento de nuevos empleados, si aún no los tienes, entonces debes desarrollar materiales que le permitan a los nuevos miembros del equipo poder adaptarse y con ello adquirir los conocimientos y habilidades que son necesarios y de la manera más rápida y efectiva posible.

Jamás se debe dejar de aprender

Se debe ir constantemente tras las  noticias referentes a la industria, los libros sobre el manejo del personal, los cursos de actualización y hasta las especialidades con validez académica. 

Estar siempre preparado para lo peor

Aunque existe algo de negación ante ello, esta no es más que la fría realidad, ya que administrar un hotel se trata de un deporte extremo. Se vive en constante extinción de fuego mientras se hacen malabares con decenas de tareas y responsabilidades, simplemente con la idea de lograr que la operación siempre marche. En tal sentido, lo más idóneo es estar siempre preparado para lo peor y tener un catálogo de planes de contingencia a la mano.

Nunca se debe perder la calma

Cuando se es el gerente de un hotel también implica el desarrollo de una disciplina que es equiparable a la de un maestro zen, ya que se debe mantener la calma bajo presión y con ello poder tomar las mejores decisiones en los momentos de crisis.