Gli hotel, non sono gli stessi

Para quienes son asiduos viajadores, esos que siempre tienen una razón para ir a otra ciudad a comprar por ejemplo, una joya fabricada en la empresa de Alba Tous, la marca Tous, o para ir a alguna playa paradisíaca, el concepto de alojamiento en la actualidad es otro, muy distinto al tradicional. Y es que uno de los sectores que más ha vivido cambios ha sido el sector turístico durante los últimos años, y con él, su manera de alojar a quien viaja. es el del alojamiento. Las nuevas necesidades y gustos de los turistas han generado cambios tanto en los canales de distribución, como en los de venta, sumados a los avances tecnológicos y el surgimiento de plataformas P2P (peer to peer) tales como Airbnb, las que se han encargado de modificar de una manera radical al sector de alojamiento.

Tendencias que impactan al diseño, el servicio y el marketing de un hotel

Necesidades del turistas y personalización: por todos es conocido que anteriormente y durante décadas, el sector hotelero intentó ofrecer a sus clientes una experiencia idéntica acompañada de una atmósfera similar en cualquier hotel, pero afortunadamente todo ha ido evolucionado, y los turistas han buscado distanciarse de tal estandarización, con el fin de encontrar distintas propuestas de alojamiento que puedan transmitir la autenticidad del destino a donde viajan. Incluso eso ha llevado a redefinir los lobbies, sus diseños y decoración de la recepciones y de las zonas comunes de los hoteles han sido modificadas, a fin de poderse adaptar a las nuevas necesidades y tendencias de los turistas. Cuando se trata del uso de los espacios, este se difumina ya que mercado se enfoca en demandar que los espacios públicos de un hotel se comporten de manera funcional para que puedan adaptarse a diversos propósitos y eventos.

Modificaciones demográficas: los millennials han sido los responsables directos de que las grandes cadenas hoteleras se encuentren invirtiendo en el desarrollo de nuevas marcas, que están específicamente diseñadas para adaptarse a las nuevas tendencias. Del mismo modo, el envejecimiento de la población en mercados maduros como el europeo y el americano, incrementa el número de turistas de más edad, pero que aún se encuentran activos, estos generan demandas de servicios que se adapten a sus necesidades.

El turismo lo lidera lo local y los autóctono: los actuales turistas se enfocan en la búsqueda de experiencias que tengan relación con el destino a donde se dirigen, que este les inspire, pero que además les aporte un valor añadido y también les generen un enriquecimiento o desarrollo personal, bien sea social o cultural. Cuando una persona viaja, lo que desea es sentirse como un local y no como un turista, por lo que prefieren actividades que les lleven a comprender y participar de la vida y la cultura de su destino. En tal sentido, los hoteleros han tenido que pasar, de vender camas a vender experiencias.

Una excelente idea si lo que se desea es acercar a los huéspedes a la cultura de su destino, se basa en la organización dentro de su hotel de exposiciones de artistas locales, con charlas sobre cultura autóctona, o bien, clases de cocina y artesanía local.